Posteos recientes

"TODOS LOS DESAPARECIDOS ESTAN EN EUROPA"
Los negacionistas insisten en esto y en que no hubo torturas a los soldados en Malvinas. Tras 17 años,...
“MI MENSAJE” EL TESTAMENTO POLÍTICO DE EVITA
Dictado por ella tres meses antes de su muerte, es su auténtico pensamiento en un libro que no llega...
SOCIALISMO NACIONAL: EL PERONISMO PENDIENTE
El autor hace un llamado a la reconstrucción del Movimiento Nacional con sentimiento patriótico, luchando...
SIN CONCIENCIA HISTORICA NO HAY FUTURO PARA LA PATRIA.
Nuestra batalla cultural contra el liberalismo oligarquico y el silencio deplorable de la dirigencia...
RECUPERAR AL PERONISMO
¿Somos un Movimiento de Liberación Nacional, o somos una maquinaria para la obtención del poder, que...
EVITA: LA ENFERMEDAD, EL RENUNCIAMIENTO Y LA MUERTE
Ni ella, ni su marido, ni nadie, hablaban del cáncer. Salvo los oligarcas, que brindaban con champán...
Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
Telegram

26 de julio – 1952 – 2023 EVA PERÓN: CONCIENCIA Y MÍSTICA DE LA REVOLUCIÓN PERONISTA

Al cumplirse el 26 de julio el 71 aniversario del tránsito a la inmortalidad de Eva Perón, se impone rescatar del olvido su obra, su pensamiento y su profunda identidad política e ideológica con el Gral. Perón.

Durante su breve vida pública que se inició en 1944 con el terremoto de San Juan y que concluyó con su histórico mensaje del 1 de mayo de 1952, Eva Perón se mimetizó con el Gral. Perón y con el pueblo trabajador, para lo cual renunció por convicción al boato formal de ser la primera dama para convertirse en la conciencia y en la mística de la Revolución Peronista, correa de transmisión de los reclamos, de las inquietudes y de las necesidades de los obreros, de los humildes expulsados por la injusticia de los poderosos.


Pero ella fue más allá, desde la Fundación que llevó su nombre (sepultando lo indigno de la beneficencia oligárquica) emprendió una obra socialmente monumental, cuyo olvido sólo es comprensible a la luz de los prejuicios que obnubilan a los mediocres que, especulativamente reivindican su nombre con reserva de inventario, quizás temerosos de que, en algún momento de la historia despierte la Evita real, la Evita fervientemente Peronista, la que pontificó contra la oligarquía liberal, el capitalismo y el imperialismo y que, alguna vez sentenció con la elocuencia que la caracterizaba: “Los tibios, los indiferentes, los reservas mentales, los peronistas a media, me dan asco. Me repugnan porque no tienen olor ni sabor….Yo deseo, no quiero para el Peronismo a los cuadros sin mística revolucionaria… que no se incorporen, que queden rezagados si no están convencidos. El que ingrese que vuelque su cabeza y su corazón sin retaceos para afrontar nuestras luchas, que siempre habrán de terminar en un glorioso 17 de octubre”. Estas definiciones son un cachetazo hacia una dirigencia política que se dice peronista y que no tienen hoy el más mínimo reparo en afirmar que, debemos arriar las banderas de la independencia económica y de la justicia social, o que una cosa es ser peronista y otra justicialista o que, son peronistas en algunas cosas y en otras no, llevando el desconcierto, la confusión y el descreimiento al pueblo peronista.


Una de sus máximas obras, fue la Fundación que llevó su nombre, la que se constituyó el 19 de junio de 1948 con un capital inicial de diez mil pesos. Más tarde, el fondo social de la Fundación se integraría con el aporte de los trabajadores (los sueldos correspondientes a las jornadas del 1 de mayo y 17 de octubre), con el aporte realizado por la C.G.T. y por algunas empresas. Fruto del esfuerzo de Evita y de la Fundación que llevó su nombre, fueron los policlínicos de Avellaneda, Lanús, Ezeiza y Catamarca. El colosal Hogar de Niños en la calle Warnes (abandonado luego de septiembre de 1955 cuando solo faltaba su equipamiento), Hogares de Tránsito, Hogares de Ancianos, Hogares-Escuelas (eliminando los denominados orfelinatos y reformatorios). Las Ciudades Universitarias de Córdoba y Mendoza, la Ciudad Estudiantil y la Ciudad Infantil (Gonet- Pcia. de Bs. As.), entre otras monumentales obras. Fue el Peronismo -a través de Evita- el que posibilitó con el voto femenino (el derecho de elegir y de ser elegida), la irrupción de la mujer en la vida política nacional, derecho negado por los Constituyentes de 1853, por la democracia acotada del liberalismo oligárquico y por los resabios propios de una sociedad machista y preñada de atávicos prejuicios. De ese modo, a partir de 1947, la democracia de masas que encarnó el Peronismo se vería reflejada en el Congreso con la presencia protagónica de la mujer y de la dirigencia obrera. Fue ella también la gran impulsora de los “derechos de la ancianidad”, derechos que serían incorporados a nuestra Carta Magna con la reforma constitucional de 1949, barridos por un “bando militar” en septiembre de 1955.


Juzgando la trascendencia social de sus obras -injustamente anatematizadas por la oligarquía de la época y por las desplazadas damas de las sociedades de beneficiencia- dirá hacia los 60 su asesor espiritual y confesor Hernán Benítez (un cura jesuita que no se sumó en 1955 a la cruzada golpista de la jerarquía eclesiástica): “… La vi hacer caridades con plata ajena. Es cierto. Pero con sacrificio propio. La Fundación de su nombre no la hizo con el dolor ajeno como el millonario hace sus millones. La hizo con dolor propio, como la madre hace sus hijos. Si sus aciertos fueron más o fueron menos que sus errores, ¡que la juzgue Dios!. Pero es evidente que no por sus errores, sino por sus aciertos la amó el pueblo apasionadamente, tan apasionadamente como, por esos mismos aciertos y no por sus errores la odió el antipueblo”…. “Los “Derechos Humanos” no eran para Eva Perón un rosario de bonitos apotegmas ni de quiméricos sueños. La defensa de esos derechos, cuando va de veras, importa un compromiso existencial. Importa una toma de posición. Importa una lucha cotidiana por un orden más justo. Ella no comprendía que pudieran defender de verdad los derechos humanos, quienes usufructúan gozosos privilegios de la sociedad liberal individualista…” (Pbro. Hernan Benitez. Fragmento de su conferencia pronunciada en la C.G.T., en el mes de noviembre de 1982).


La coyuntura histórica que hoy vive el mundo y nuestra Patria no es la misma de los años 50, 60 y 70, es cierto, pero también no es menos cierto que, los principios y la identidad revolucionaria que nutrió la vida y la obra de Eva Perón, no puede ser soslayada a la hora de las definiciones y de reivindicar su nombre, indisolublemente ligado a la Patria Justa, Libre y Soberana. Tener presente, es el mejor homenaje que se merece aquella Evita que alguna vez sentenció para la posteridad: “Mi gloria es y será siempre el escudo de Perón y la bandera de mi pueblo, y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo se que ustedes, recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria”.


Norberto S. Soto
Abogado Laboralista, miembro titular de la FAES Ex Asesor de la CGT-Delegación Corrientes, actual asesor de organizaciones sindicales.

Hector O. Castillo
Ex Secretario Gral. de la Asociación Bancaria-Corrientes

Ramón A. Gomez
Abogado Laboralista- ex Director Dpto. Pcial. de Trabajo, ex Director Diario Corrientes. Ex Director IOSAP

Juan M. Roldan
Abogado

Ma. Gregoria Perez
Ex dirigente sindical docente

Ramón A. Salazar Peleato
Abogado- Ex Juez Penal

Daniel A. Bordon
Abogado- Ex Profesor UNNE

Ma. Cristina Preckel
Ex dirigente sindical docente

Gladys N. Soto
Docente

ESPACIO CULTURAL

ESPACIO CULTURAL

Las notas publicadas son colaboraciones ad-honorem. Propiedad intelectual en trámite. Los artículos firmados son responsabilidad del autor y no representan la línea editorial de la publicación. Se pueden reproducir citando la fuente. 

Solverwp- WordPress Theme and Plugin