Posteos recientes

MICROPOLITICA PERONISTA: “LA FUNDACION EVA PERON”
No era una sociedad de beneficencia, sino una herramienta política para acercar un paliativo a donde...
LA UTOPIA ESTA EN EL HORIZONTE
Vivimos en una distopía producto de una elección, tomamos la decisión de dirigirnos hacia un rumbo sin...
EL SUJETO SOCIAL LATENTE
El descontento individual, las broncas personales, los miedos, las incertidumbres pueden finalmente transformarse...
EL SHOW DE LOS DESPIDOS
Se achica el Estado, baja el gasto público, tomando como chivo expiatorio del desguace al empleado público.
ROOSEVELT
En su discurso anual en 1944, manifestaba una fuerte voluntad de promover la felicidad del pueblo norteamericano,...
1976 - DICTADURA CÍVICO MILITAR, DERECHOS INHUMANOS Y MALVINAS
Nunca más. Memoria, Verdad, Justicia y Soberanía
Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
Telegram

EL PENSAMIENTO MAGICO

Es muy argentino, por eso somos tan de las cábalas. Nos sirve para bajar la carga de la incertidumbre, transformar el pesimismo en optimismo y sortear la angustia. Esto es lo que predominó como reacción popular a la cadena de desaciertos políticos de los últimos años. La pregunta del millón es ¿cuánto tiempo se sostiene?

El pensamiento mágico en general consiste en la pretensión de llegar a una conclusión basándose en causas sobrenaturales y sin base científica, no acepta la duda que es la base lógica del pensamiento racional o mejor aún del pensamiento científico. Rechaza la fundamentación empírica. El pensamiento mágico es subjetivo y emotivo, el lógico es objetivo porque no depende de las creencias ni es emocional, sino que produce conocimiento demostrable, analizable y verificable sobre la realidad y permite su réplica.

El pensamiento mágico es cultural, es muy argentino. Por eso somos tan de las cábalas: no cruzar delante un gato negro, tocar madera ante la mufa, la mufa misma, entrar con el pie derecho. Algunos ejemplos más impersonales, creer que pase lo que pase siempre los argentinos caemos parados, sentir que somos los mejores del mundo, que somos europeos, se nos cae algo y crece una planta. Nos sirve para bajar la carga de la incertidumbre, transforma el pesimismo en optimismo y así sorteamos la angustia cuando no vemos la salida de por dónde vamos transitando. Enel pensamiento mágico se sale por arriba, esquivando el laberinto. 

El pensamiento mágico está incorporado desde siempre a la política, pero está claro que en época de transmisión por redes comunicacionales generalizadas lo hace con mayor protagonismo. Así se utiliza el pensamiento mágico para culpar a la política hasta de las catástrofes naturales, de la pandemia, no hay que vacunarse, el gobierno (la política) es la responsable del encierro de millones de personas y no el COVID, ni hablar de sus consecuencias económicas y financieras.

 La incertidumbre, la emergencia y el estado de crisis, son producto no solo de políticas equivocadas sino también de la pandemia, las guerras y la sequía entre otros factores y ha derivado en que la política sea desbordada, como tal impugnada con una oferta basada en un pensamiento mágico.  Así escuchamos al actual Presidente ya en campaña y también luego de asumido hablar de casta sin definirla, todo el que se opone es casta, también invocar a “Las fuerzas del cielo”, mencionando a una cita bíblica de Macabeos, “En una batalla, la victoria no depende del número de los soldados, sino de la fuerza que Dios da”.

A los resultados nos remitimos, esta “alternativa a la política”, paradójicamente también es una manera de hacer política y la oportunidad la ofrece la democracia, que en algunos párrafos de sus alocuciones pareciera despreciar. Está claro que es un relato populista basado en el pensamiento mágico, que niega la realidad de los datos y los falsea (17000% de inflación) y también oculta los hechos mediante embustes y teorías conspirativas, cuando pretende imponer medidas restrictivas, por ejemplo, a las provincias invirtiendo la carga de responsabilidades. También recurre a la descalificación de los técnicos, los profesionales y de la ciencia, así como de la legislación y de los organismos e instituciones estatales e internacionales que promueven y respaldan determinadas políticas.

Trata de eliminar cualquier manifestación cultural que no convenga a ese pensamiento, el que piensa distinto es tachado de estar colonizado por la “cultura marxista”. Llamar zurdo a Rodríguez Larreta o a los Radicales, no solo es falso y exagerado, sino que es un pensamiento doblemente mágico. También es falso y exagerado que toda la culpa de la situación en la Argentina debe recaer sobre un sector político, pero lo han impuesto como parte de ese pensamiento irreal instalado.  Así las cosas, esto es en definitiva lo que ha predominado como reacción popular a la cadena de desaciertos políticos de los últimos años. La ordinariez en el vocabulario, la falta de respeto hacia el semejante, la improvisación, la carencia de gestión.  Lo grotesco, aunque parezca irreal se impuso a la incertidumbre.

Este mismo relato tiende a reproducir imágenes y asociaciones extrañas o irreales que se ha prolongado en los casos concretos como anteponer el mercado a la alimentación, a la salud, a la educación, a todo incluso al medio ambiente. Es un modelo de pensamiento que pretende ser novedoso retrotrayendo al pensamiento de hace 150 años, pero ahí también la magia aparece con la falsedad porque tampoco es nuevo en política, ya conocemos el autoritarismo y en particular en la política económica neoliberal donde la última ratio son los designios inescrutables del dios del mercado.

El sistema llamemos neoliberal, se sostiene básicamente en el pensamiento mágico, además de la violencia represiva. Se hace creer a gran cantidad de trabajadores que son empresarios libres, en realidad son empresarios de sí mismos, oprimidos del sistema. Venden un pensamiento sin que el receptor se dé cuenta, es conquistado, cautivado. La opresión es con ilusión de bienestar, la violencia es desde otro lugar. Algo así como un soborno psicológico.

La pregunta del millón es ¿cuánto tiempo se sostiene? En algún momento creemos que la realidad recupera el protagonismo en el pensamiento, en que los individuos se notan como parte de otros, los unen el sufrimiento y las necesidades. En algún momento se debe entender que la libertad es un valor inexistente sin el otro y sin la justicia, que la mentada libertad en boca de un “negacionista” nos está robando la dignidad. En algún momento volveremos a plantearnos que vida queremos vivir. En el mientras es tiempo de organizar la resistencia, dispersos no se ofrece garantía y el pensamiento mágico seguirá controlándonos.

ESPACIO CULTURAL

ESPACIO CULTURAL

Las notas publicadas son colaboraciones ad-honorem. Propiedad intelectual en trámite. Los artículos firmados son responsabilidad del autor y no representan la línea editorial de la publicación. Se pueden reproducir citando la fuente. 

Solverwp- WordPress Theme and Plugin