Posteos recientes

MICROPOLITICA PERONISTA: “LA FUNDACION EVA PERON”
No era una sociedad de beneficencia, sino una herramienta política para acercar un paliativo a donde...
LA UTOPIA ESTA EN EL HORIZONTE
Vivimos en una distopía producto de una elección, tomamos la decisión de dirigirnos hacia un rumbo sin...
EL SUJETO SOCIAL LATENTE
El descontento individual, las broncas personales, los miedos, las incertidumbres pueden finalmente transformarse...
EL SHOW DE LOS DESPIDOS
Se achica el Estado, baja el gasto público, tomando como chivo expiatorio del desguace al empleado público.
ROOSEVELT
En su discurso anual en 1944, manifestaba una fuerte voluntad de promover la felicidad del pueblo norteamericano,...
1976 - DICTADURA CÍVICO MILITAR, DERECHOS INHUMANOS Y MALVINAS
Nunca más. Memoria, Verdad, Justicia y Soberanía
Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
Telegram

PERONISMO Y TERRITORIALIDAD

Una de las claves de la perdurabilidad del peronismo a través de 75 años y en todo el espacio geográfico nacional, deviene de su rápida y profunda expansión durante sus primeros gobiernos, desde 1946 al 55.  Aquellas  Unidades Básicas resultaron una experiencia inédita y bienvenida entre los grupos humanos de a pie, tan desposeídos, olvidados y atomizados hasta aquellos primeros pasos entre la comunión de intereses del universo trabajador y un líder que los interpretaba y expresaba, tornándose en una realidad tangible a la que podía acceder cualquier argentino, especialmente los más humildes y en donde conseguían desde asistencia vital, ayuda oficiosa para el acceso a reclamos institucionales, capacitación, hasta un juguete, un pan dulce y una sidra, en una incipiente estructuración y encuadre político.

Aun cuando tanto desde al 55 al 73 y del 76 al 82 el peronismo fue sinónimo de prohibido o subversivo para el “país burgués”, la resistencia y la militancia encarnada inicialmente en los trabajadores y luego en los estudiantes, mantuvo el ideario sintetizado en una hermosa frase, siempre vigente: “los días más felices fueron peronistas”, luego redondeada con los tiempos presente y futuro del verbo ser.

Mientras tanto, en aquellos primeros dirigentes ( silenciados, prohibidos o perseguidos), surgieron las dos clásicas corrientes de expresión acción y articulación con el statu quo vigente: los dialoguistas (siempre propensos a ser integrados aún -en casos- a despecho del arrío de banderas propias) y los resistentes en su cabal expresión (los trabajadores de base con sus dirigentes sindicales comprometidos, los intelectuales del campo nacional y popular y los dirigentes políticos, normalmente vilipendiados por la prensa oligárquica). Vandor y Ongáro fueron y lo son aún, los símbolos de tal dicotomía interna al movimiento nacional. John William Cooke y Federico Robledo también simbolizaron las dos expresiones en pugna que luego se reiteran con otros actores, en los tiempos previos y luego terroríficos de la Dictadura Militar.

Precisamente el Plan Cóndor I (diseñado por el Imperio y aplicado por los “sables sin cabeza” instruidos en el Comando Sur o Escuela de las Américas sita en Panamá) golpeó más duramente en Argentina pues el grado de conciencia política anti imperialista y revolucionaria especialmente de la juventud más informada y formada, tanto universitaria como trabajadora; se tornaba irreversible e irrefrenable en simbiosis con el ideario peronista tan aprehendido por las masas populares del país. Ello, sumado a la inserción territorial, barrial, del peronismo setentista que hasta articulaba con cuadros eclesiásticos (intérpretes entusiastas y decididos de las conclusiones del Concilio Vaticano II) y hasta con los mandos militares (recordar el Operativo Dorrego llevado a cabo en conjunto por jóvenes de la JP y el Ejército Argentino comandado por el Gral. Carcagno)constituía un combo de empoderamiento estratégico sintetizado en la consigna “liberación o dependencia” que no era posible admitir y menos digerir por el imperio y sus cipayos locales, especialmente civiles como de las jerarquías uniformadas. No en vano hubo 30.000 desaparecidos, torturados y asesinados en la Argentina. Diezmar a toda una generación fue su objetivo, mientras los Martínez de Hoz, La Nación, Clarín y hasta José María Muñoz (el popular relator radial de futbol que llegó a difundir aquel slogan bochornoso “los argentinos somos derechos y humanos” en ocasión de la visita al país de la Comisión Interamericana de DDHH); destruían el todavía sobreviviente “Estado de Bienestar” justicialista.

ESPACIO CULTURAL

ESPACIO CULTURAL

Las notas publicadas son colaboraciones ad-honorem. Propiedad intelectual en trámite. Los artículos firmados son responsabilidad del autor y no representan la línea editorial de la publicación. Se pueden reproducir citando la fuente. 

Solverwp- WordPress Theme and Plugin