Posteos recientes

MICROPOLITICA PERONISTA: “LA FUNDACION EVA PERON”
No era una sociedad de beneficencia, sino una herramienta política para acercar un paliativo a donde...
LA UTOPIA ESTA EN EL HORIZONTE
Vivimos en una distopía producto de una elección, tomamos la decisión de dirigirnos hacia un rumbo sin...
EL SUJETO SOCIAL LATENTE
El descontento individual, las broncas personales, los miedos, las incertidumbres pueden finalmente transformarse...
EL SHOW DE LOS DESPIDOS
Se achica el Estado, baja el gasto público, tomando como chivo expiatorio del desguace al empleado público.
ROOSEVELT
En su discurso anual en 1944, manifestaba una fuerte voluntad de promover la felicidad del pueblo norteamericano,...
1976 - DICTADURA CÍVICO MILITAR, DERECHOS INHUMANOS Y MALVINAS
Nunca más. Memoria, Verdad, Justicia y Soberanía
Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
Telegram

¿DÓNDE ESTÁ DILMA ROUSSEFF?

Dilma Rouseff ex Presidenta de Brasil, habiendo ocupado el cargo desde 2011 hasta su destitución por un proceso de juicio político en 2016, absolutamente injusto y amañado, un golpe disimulado, está políticamente invisibilizada. El impeachment como le llamaron en Brasil (tan nacionalistas ellos) al proceso de destitución, fue un episodio humillante. Tres cuartas partes de los senadores, algunos de ellos antiguos aliados, votaron a favor de condenarla por “maquillar las cuentas públicas”. “En mi vida, he sufrido dos golpes de Estado. El de la dictadura y este”, dijo en tono sombrío quien fue perseguida y torturada por el régimen militar en los años 70. Dos años después, los votantes seguían sin perdonarla, y perdió una elección para el Senado contra un rival prácticamente desconocido.

Dilma hizo historia por ser la primera mujer en ser elegida presidenta de Brasil. Mientras estudiaba en el colegio secundario, tuvo lugar el Golpe de Estado de 1964. Desde aquel momento comenzó a militar en el movimiento de resistencia contra la dictadura militar. Más adelante formó parte de uno de los grupos armados más grandes formados contra el régimen militar. Detenida en 1970, fue torturada y luego condenada por un tribunal militar, permaneciendo presa durante varios años.

Dilma es un símbolo, de la lucha por la democracia y goza del respeto de su padrino político y hoy candidato, Luis Ignacio “Lula” da Silva. Sin embargo, está ausente en la campaña de quien fuera su mentor. Esa ambigüedad incómoda, que la respeta, pero la esconde con fines electorales, parece ser una de las modalidades que el sistema nos exige en ésta democracia neoliberal. Si en eso cedemos, es difícil imaginarse en cuanto más podemos defeccionar. Aquí en Argentina también suceden situaciones similares, quizá no al nivel de Dilma, pero desconocemos a muchos de nuestros funcionarios que dieron significancia a nuestros gobiernos.

Pero estamos hablando de Brasil. Sálvenme de poner en duda la integridad política de Lula, estoy convencido que la ausencia fue acordada y ese papel secundario durante la campaña, una vez vueltos al poder su Partido, el de Lula, deberá hacer una suerte de rehabilitación para la que fue la última Presidenta del Brasil perteneciente al espacio . Dilma debe ser para la izquierda brasileña como una herida en combate. Hace daño y, al mismo tiempo, enorgullece.

Rousseff, es hoy una de las personalidades más admiradas por los seguidores del Partido de los Trabajadores. En un acto reciente en la ciudad de Porto Alegre, en el sur de Brasil, se sentó en primera fila junto al candidato. Entre gritos de “¡Dilma, Dilma!”, fue presentada como “el corazón valiente” de la izquierda. Lula también tuvo unas palabras de apoyo. “Cada vez que viene a un acto, me siento feliz de ver que nuestro pueblo reconoce la injusticia que sufrió”, manifestó.

La figura de la exmandataria, elegida en comicios transparentes y desalojada por un acuerdo delincuencial entre bastidores, poco a poco se agranda. Es necesaria para reestablecer la democracia en Brasil luego de la sombra Bolsonarista. Hace unos días, la Fiscalía archivó el caso por las operaciones presupuestarias que llevaron a su caída. “La verdad salió a la luz. Tardó, pero se está haciendo justicia. Incluso quienes la acusaron están reconociendo su “error”.

Con todo, el papel de la expresidenta en la campaña no ha pasado de uno de telonera de lujo en un puñado de eventos. ¿Cuál será el papel de Rousseff si Lula gana las elecciones? No se presenta en ninguna candidatura y Lula ha descartado que vaya a nombrarla ministra porque no se sentiría “cómodo” dando órdenes a la que ocupó el más alto cargo del Estado.

Tal vez sea una consejera en la sombra sin marquesina.

Ojalá Lula sorprenda al mundo y el día de asumir la tuviera a su lado. Cuando Rousseff fue destituida abandonó Planalto, la sede del Ejecutivo en Brasilia, por la puerta de atrás, se merece después de tanta injusticia entrar con Lula, por el frente y con todos los honores.

“Yo conozco la fuerza de decisión de la mujer brasileña. ¡Vamos a votar a Lula!”, dijo Rousseff en Porto Alegre, en un llamado al voto femenino, ella no tiene dobleces, merece la más grande admiración y respeto. –

ESPACIO CULTURAL

ESPACIO CULTURAL

Las notas publicadas son colaboraciones ad-honorem. Propiedad intelectual en trámite. Los artículos firmados son responsabilidad del autor y no representan la línea editorial de la publicación. Se pueden reproducir citando la fuente. 

Solverwp- WordPress Theme and Plugin