Posteos recientes

ANTÁRTIDA ARGENTINA NUESTRO LEJANO AMOR. 
Abracémosla, no dejemos que cada vez se aleje más y otros se la adueñan.
LA BATALLA CULTURAL Y LA TEMIBLE EMERGENCIA DE LIBERSAURIOS
Milei fue invitado como expositor en el aniversario del Club de la Libertad de Corrientes con la intención...
GOBERNADOS POR UN TRUHAN
Las bufonadas y mentiras como forma de hacer política forman parte del estilo del actual presidente que...
BREVE REFLEXION CRITICA SOBRE EL DOCUMENTO DE CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHER DEL 14 / 02 / 2024
Es saludable para la mente y el corazón tomarse un tiempo para leer, analizar, reflexionar y, lo mas...
MILEI AL GOBIERNO, LOS MONOPOLIOS AL PODER
A fines del año pasado, el pueblo argentino le dijo basta a 48 años de frustraciones.
LA DEMOCRACIA ANTE EL ENIGMA DE LA ESFINGE
En estos tiempos distópicos el Estado está puesto en cuestión: el estado de derecho, más precisamente....
Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
Telegram

EL ENEMIGO MÁS GRANDE DE LA SALUD

El sistema mundial de salud funciona maravillosamente para unos pocos. Pfizer acaba de anunciar ganancias para 2022 de 31.000 millones de dólares y planea aumentar el precio de su vacuna Covid-19 de 19,50 a 130 dólares.

Pero para la mayoría del mundo, la pandemia reveló lo mal atendidos que están. Vimos demasiadas historias de horror como para creer en el sistema. El gobierno canadiense prohibió a Bolivia la importación de vacunas producidas en Canadá. A Uganda se le cobró el triple que a los países europeos por la vacuna de AstraZeneca. Una alianza de la mayoría de los países del planeta, encabezada por India y Sudáfrica, no pudo superar la intransigencia de un pequeño grupo de países ricos, encabezados por EEUU, la UE y el Reino Unido, que bloqueaban la producción más amplia posible de vacunas.

Como sostiene Carina Vance Malfa, ex ministra de Salud Pública de Ecuador, ex directora de Salud de UNASUR y miembro del Grupo por el Internacionalismo de la Salud de la Internacional Progresista, en un articulo escrito para Al Jazeera “puede que la pandemia de coronavirus haya cedido, pero el verdadero enemigo de la salud ha sobrevivido”. Identifica el problema: “un sistema de patentes que mantiene en secreto las recetas de los medicamentos, un sistema comercial que permite a las empresas poner los precios de los medicamentos fuera de su alcance, y un sistema de gobernanza mundial que aleja de los países pobres el poder de cambiar todo esto”. Y la solución: “un bloque progresista de salud con capacidades colectivas de compra, regulación, producción y distribución de medicamentos”.

Esta semana, la Organización Mundial de la Salud ha publicado el primer borrador de una propuesta de tratado internacional para regular futuras pandemias. Contiene algunas cláusulas positivas, que inclinarían menos la balanza hacia los intereses de las grandes farmacéuticas sobre la salud mundial. Pero es sólo un borrador. Los países ricos que acogen a las grandes farmacéuticas todavía no han intervenido en el documento para neutralizarlo.

Los Estados del Sur Global pueden y deben negociar duramente en ese proceso, consiguiendo el mejor documento posible. Pero, como expone Vance, los gobiernos progresistas podrían unirse ahora para construir un nuevo sistema mundial de salud desde abajo.

Estas ideas están en marcha. Se debatieron entre representantes gubernamentales en la Cumbre de la IP por el Internacionalismo de las Vacunas de junio de 2021, presidida por Vance. Se reiteraron en La Habana, en el Congreso por un Nuevo Orden Económico Internacional. –

ESPACIO CULTURAL

ESPACIO CULTURAL

Las notas publicadas son colaboraciones ad-honorem. Propiedad intelectual en trámite. Los artículos firmados son responsabilidad del autor y no representan la línea editorial de la publicación. Se pueden reproducir citando la fuente. 

Solverwp- WordPress Theme and Plugin