Posteos recientes

EVITA: LA ENFERMEDAD, EL RENUNCIAMIENTO Y LA MUERTE
Ni ella, ni su marido, ni nadie, hablaban del cáncer. Salvo los oligarcas, que brindaban con champán...
Malvinas y Derechos Humanos
Historia de la investigación por torturas a los soldados argentinos en las Islas Malvinas Pablo Andrés...
¿HASTA CUANDO SE AGUANTA?
Son numerosos los interrogantes tras cinco meses de gobierno de Javier Milei y la brutalidad del ajuste...
LA INTERNA JUSTICIALISTA EN CORRIENTES
Los mismos de siempre se reúnen, hablan con el Interventor, imaginan soluciones internas, ponen fechas...
PRESENTACIÓN DEL LIBRO “MALVINAS Y DERECHOS HUMANOS” EN TIERRA DEL FUEGO
Los textos de diversos autores referidos a las torturas a soldados argentinos en las Islas Malvinas durante...
MILEI SUBORDINÓ EL PAÍS A EEUU
Incondicional sumisión a los eternos verdugos sin importarle el sufrimiento de su pueblo.
Facebook
WhatsApp
Twitter
Email
Telegram

DESCUBRIMIENTO DE LA PATRIA – Leopoldo Marechal

Dije yo en la ciudad de la Yegua Tordilla:
“La Patria es un dolor que aún no tiene bautismo”.
Los apisonadores de adoquines
me clavaron sus ojos de ultramar;
y luego devoraron su pan y su cebolla
y en seguida volvieron al ritmo del pisón.
 

 ¿Con que derecho definía yo la Patria,
bajo un cielo en pañales
y un sol que todavía no ha entrado en la leyenda?
 

Los apisonadores de adoquines
escupieron la palma de sus manos:
en sus ojos de allende se borraba una costa
y en sus pies forasteros ya moría una danza.
“Ellos vienen del mar y no escuchan”, me dije.
“Llegan como el otoño: repletos de semilla,
vestidos de hoja muerta.”
Yo venía del sur en caballos e idilios:
“La Patria es un dolor que aún no sabe su nombre”.
 

La Patria era una niña de voz y pies desnudos.
Yo la vi talonear los caballos frisones
en tiempo de labranza;
o dirigir los carros graciosos del estío,
con las piernas al sol y el idioma en el aire.
(Los hombres de mi estirpe no la vieron:
sus ojos de aritmética buscaban
el tamaño y el peso de la fruta.)
 

 Yo vi la Patria en el amanecer
que abrían los reseros con la llave
mugiente de las tropas.
La vi en el mediodía tostado como un pan,
entre los domadores que soltaban y ataban

el nudo de la furia en sus potrillos.
La vi junto a los pozos del agua o del amor,
¡niña, y trazando el orbe de sus juegos!
Y la vi en el regazo de las noches australes,
dormida y con los pechos no brotados aún.
 

 La Patria no ha de ser para nosotros
una madre de pechos reventones;
ni tampoco una hermana paralela en el tiempo
de la flor y la fruta;
ni siquiera una novia que nos pide la sangre
de un clavel o una herida.
 

 Yo la vi talonear los caballos australes,
niña y pintando el orbe de sus juegos.
La Patria no ha de ser para nosotros
nada más que una hija y un miedo inevitable,
y un dolor que se lleva en el costado
sin palabra ni grito.
 

 Por eso, nunca más hablaré de la
Patria.
 

Heptamerón, Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1966.

ESPACIO CULTURAL

ESPACIO CULTURAL

Las notas publicadas son colaboraciones ad-honorem. Propiedad intelectual en trámite. Los artículos firmados son responsabilidad del autor y no representan la línea editorial de la publicación. Se pueden reproducir citando la fuente. 

Solverwp- WordPress Theme and Plugin